5 errores más comunes durante una transformación empresarial

Las transformaciones en las empresas se han vuelto frecuentes cada vez más, sin embargo, algunas no lograron una mejora en el rendimiento comercial.

  1. No definir el propósito.

Las transformaciones empresariales se construyen en nuevos elementos estructurales, procesos, instalaciones y tecnología. Parte de la transformación consiste en definir nuevas prácticas, enfocar los comportamientos, capacitar al personal en nuevas habilidades, o pedir que se desarrollen nuevos productos, lo que debe pensarse es en el porqué de la transformación a realizar y definir las mejoras que se obtendrán en el proceso.

  1. No preguntar acerca de las inseguridades y los temores a los involucrados.

Cuando se descuida lo que la gente piensa y sienta que no se puede emprender con éxito, como puede presentarse una resistencia al cambio. Para dar vida a la estrategia, hay que empezar a conocer las creencias, las suposiciones profundamente arraigadas y los puntos ciegos de los colaboradores.

  1. No darle prioridad a la transformación de los líderes experimentados.

Debido a las complejidades de las innovaciones digitales, RH debe tener el talento de los colaboradores más experimentados: puede ayudar a definir sus tres principales entornos dentro de la transformación. Luego, RH puede guiarlos por medio de un ejercicio estructurado que considere profundizar en sus calendarios.

A partir de este momento, es posible evaluar si están aprovechando su tiempo para obtener la mayor ventaja, incluyendo la disponibilidad de tiempo para la renovación.

  1. Regresar a las viejas prácticas.

Tendemos a desarrollar una sesión de confirmación: buscar evidencia que refuerce lo que ya creemos y que minimice o descarte lo que no creemos. Sin embargo, deberíamos utilizar nuestra capacidad de pensamiento crítico para evaluar nuevas posibilidades.

  1. Poner en segundo plano el gran impacto de los líderes sobre la mentalidad colectiva.

A medida que los líderes comienzan a cambiar la forma en que piensan y sienten, tienen una mayor capacidad para modelar comportamientos nuevos y comunicarse con otros de forma más auténtica y persuasiva.

Incluso los empleados son muy resistentes al cambio y a seguir a sus líderes, simplemente porque la mayoría de la gente prefiere encajar con los demás, en lugar de sobresalir.

Fuente: HRB

Deja un comentario