Cómo delegar funciones

Toda empresa debe tener una estructura profesional, para lograrlo es importante contar con personas que, ayuden a contribuir con la visión de la organización. Cuando se delegan responsabilidades, en ocasiones se pierde un reto, porque esto requiere un proceso, que no se aprende de la noche a la mañana, esto conlleva tiempo, dedicación y confianza. La delegación de funciones, no es solo tratable de tareas, también es de formar a las personas. A continuación les compartimos algunas recomendaciones para una delegación de funciones.

Al inicio de una empresa, se realiza la estructura del personal que se prepara para realizar las actividades de la empresa, desde ese momento se empieza a sumar los talentos, el embargo, la empresa avanza, se van descubriendo diferentes necesidades, que probablemente el personal ya no se puede poner todas las cosas, es ahí donde se puede encontrar más.

Cuando se delega, es necesario estar encima de la persona y el proceso, cada vez que se va a hacer una misión, se requiere una capacitación para que la persona sepa que se puede hacer, es importante hacer un acompañamiento, que se debe hacer ser menor cada vez, y cada vez más periódico y orientado a resultados. Otro aspecto importante es confiar en que la persona para hacer el trabajo, que cada uno encuentre el camino para hacerlo, y cuando surgen las innovaciones, aporta valor a la organización.

Es importante que al asignar las tareas, sean en la función de las capacidades del trabajador, esto mar la confianza de que sabrá llegar al objetivo. Se puede dar acompañamiento en la realización de las funciones, y poco a poco darle autonomía a la persona para desempeñar sus funciones.

Los aspectos antes mencionados, son fáciles de lograr cuando se tiene un buen jefe que puede facilitador y no obstáculo, debe transmitir la visión de que a la medida que las personas crecen, la empresa también lo hará. Debe formar y agregar valor a los empleados, que también se puede potenciar a su equipo de trabajo.

Deja un comentario