Descubren estrategias que utiliza una bacteria resistente a los desinfectantes

El Departamento de Inmunología, Microbiología y Parasitología de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) puso en marcha una investigación para estudiar y evaluar la capacidad de persistencia de esta bacteria en distintas condiciones que pueden asemejarse a las encontradas en el ambiente hospitalario, las estrategias de supervivencia que utiliza, y su capacidad de resistencia a los desinfectantes.

El Acinetobacter baumannii es un consabido patógeno, causante de recurrentes brotes de infección hospitalarias, o nosocomiales, graves en todo el mundo. Provoca infecciones de diverso tipo, desde neumonías hasta infecciones sanguíneas en personas hospitalizadas, y sobre todo en las unidades de cuidados intensivos.

Se realizaron investigaciones en cuatro cepas de cultivo y otros aislados clínicos, para evaluar la supervivencia incubaron durante 30 días a temperaturas de 20 y 37 grados, en superficies líquidas y sólidas, para reforzar el estudio también se verificaron algunos desinfectantes que son recomendados para uso en hospitales, y se procedió a recoger las muestras.

El estudio resaltó que la supervivencia de las bacterias se vio afectada por la temperatura y la superficie en donde las colocaron, las que estaban en superficies sólidas, resistieron los 30 días en estado de cultivo, no presentaron mayores cambios.

Por otro lado, las bacterias que permanecieron a 37 grados mostraron una supervivencia menor, esa temperatura demostró que era ideal para el crecimiento, pero no para que sobrevivieran al estar privadas de nutrientes. Ese estudio reflejó que las bacterias en general soportan mejor las temperaturas bajas,

Otra estrategia que algunas cepas desarrollaron fue que muchas de las células pierden la viabilidad, posiblemente sean células muertas, “pero una fracción más o menos importante de la población se mantiene cultivable, utilizando los nutrientes de esas células que han muerto”.

La investigación demostró que el efecto de los desinfectantes no eliminó a la Acinetobacter baumannii, de las superficies estudiadas. Este fenómeno puede implicar riesgos ya que, podríamos considerar que el procedimiento de desinfección ha sido adecuado, pero algunas bacterias continúan en esa superficie como potenciales diseminadores de enfermedades.

Fuente: noticiasdelaciencia.com

Deja un comentario